El desarrollo social y personal debe ser orientado hacia el mejoramiento de la convivencia mediante las bases filosóficas vistas en la que miembros de la sociedad sin importar su edad respeten y cumplan los compromisos adquiridos al pertenecer en la sociedad.